Sin Maíz no hay País...

Tan solo por Nuestro Sustento, el maíz, subsiste la tierra, vive el mundo, poblamos el mundo.” -Códice Florentino.

El maíz es nuestro alimento básico, es el cultivo principal de nuestra agricultura; tiene un gran valor económico y a la vez, es la base de la cultura del maíz que nos incluye a todas y todos los mexicanos: somos mujeres y hombres de maíz.

El mundo enfrenta una crisis de grandes dimensiones en la que el alza del precio de los granos, base de la alimentación del mundo: arroz, trigo y el maíz siguen en aumento. La producción de etanol a base de maíz ha incrementado el consumo del grano en el mundo. Por lo cual es previsible que en México enfrentemos un incremento en los precios de los alimentos o incluso una situación de carestía.


La importancia del maíz como base para los transgénicos ha despertado la codicia de las empresas trasnacionales por este grano, existiendo la posibilidad de que a través de sus patentes puedan cobrar regalías a los campesinos mexicanos que fueran contaminados por causas ajenas a su voluntad.

El abandono del campo y de los pueblos rurales está socavando los cimientos de la Nación, al tiempo que los conflictos alimentarios de los mexicanos pueden provocar un cataclismo social de proporciones imprevisibles. Sin embargo, el gobierno federal no lo ve, ni lo escucha.


Todos los llamados, reclamos, alertas, manifestaciones, estudios, ayunos y propuestas hechas por las comunidades rurales han sido ignoradas por un gobierno que no entiende la gravedad de lo que está pasando en el campo mexicano y en las mesas mexicanas, y no está haciendo nada para prevenir una catástrofe.


Pero hoy, depende de nosotros, de tomar acción y regresar el maíz nativo a México:


Con las lluvias de septiembre, comienza la cosecha del bendito maíz, grano que alimenta y nutre a nuestro pueblo. A raíz de lo que sucede en México hoy en día, a la crisis de salud, crisis social y cultural hacemos un llamado a las mexicanas y mexicanos a reclamar nuestra tierra y libertad. A regresarle el valor a nuestros campesinos y agricultores, a elevar el orgullo Mexicano de trabajar la tierra y conocer de dónde venimos.


Pasando las "Fiestas patrias" queremos recalcar que la verdadera independencia reside en la capacidad de alimentarnos y de la permacultura, sin depender de importaciones ni de economías que enferman nuestra tierra. Tenemos que aprender a darnos el "lujo" de saber de dónde viene lo que como, de conocer su proceso y de cambiar nuestros hábitos de consumo. De considerar un "lujo" el poder conocer las manos que siembran y trabajan lo que como, compro y uso. Siete de cada diez mexicanos sufre de sobrepeso y obesidad gracias a una dieta inadecuada y de productos congelados o ultra procesados, por ello, hoy, queremos convocar a todos los mexicanos a celebrar al maíz como base de nuestra alimentación y símbolo del corazón mismo de la Patria, para exigir que:

  1. El campo mexicano siga vivo y proporcionándonos nuestros alimentos con Soberanía alimentaria.

  2. Contemos con Políticas públicas alternativas y un Estado responsable.

  3. Se impulse la agricultura campesina y se reconozca su carácter multifuncional.

  4. Se rechace la autorización de liberación de maíz transgénico en cualquiera de sus fases y se impida la apropiación del maíz por empresas trasnacionales.

  5. Se prohíba el uso de alimentos para producir agrocombustibles.

  6. Se revaloricen las técnicas y prácticas sustentables de la agricultura campesina

  7. Luchemos contra los monopolios alimentarios y la publicidad engañosa en los alimentos.

  8. Todos las mexicanas y mexicanos gocemos del Derecho a la alimentación

Así como diverso es el maíz y sus colores y razas, así celebremos la diversidad mexicana y luchemos por nuestras raíces.


¡Juntos lograremos un mundo mejor!




Entradas Recientes

Ver todo