• Isaac Nazar

Los hombres y la cosmética (y el mundo)



La industria cosmética parece casi siempre lejana para los hombres. Constantemente vemos anuncios de productos para el cuidado de la piel, los dientes y el cabello, muchos con fines aplicados a la salud, pero el resto -que es la gran la mayoría- viene presentado con un discurso estético y orientado (casi siempre) hacia las mujeres: uñas y pestañas postizas, maquillaje, tratamientos y extensiones para el cabello, bronceadores, bálsamos, cremas, mascarillas y otro sin fin de “soluciones” a la fealdad inventada. No por nada esta industria fue valuada en 800 mil millones de dólares a nivel mundial para el 2019. Como hombres, creernos exentos de sus alcances únicamente porque no consumimos los productos que describí arriba, resulta un tanto ingenuo.


Lo podemos ver constantemente con estos productos “adaptados” para hombres: shampoos (para hombres), rastrillos (para hombres), desodorantes (para hombres); eso sin tomar en cuenta que los productos creados para nuestra higiene facial se resumen a hacer crecer y cuidar la barba, como si de eso se tratara toda nuestra cara, como si antes de tener piel, tuviéramos género.


Hasta ahorita, lo que redacto parece un escenario desolador; por un lado, no se supone que debamos prestar atención al cuidado de nuestra piel y cabello, pero por otro, aunque quisiéramos hacerlo, estaríamos contribuyendo a el deterioro medioambiental. Este es un estambre que me va a tomar dos partes desenrollar, LES PIDO que sean pacientes y lean hasta el final:



Los hombres y la cosmética

1) Los hombres, antes de ser hombres, somos humanos. Excluirnos de una rutina de autocuidado por pertenecer al género masculino resulta en un castigo innecesario e impuesto. Nuestra piel, sea en un cuerpo de hombre o en un cuerpo de mujer, requiere cuidados acordes a nuestro tipo de trabajo, el clima de nuestra ciudad, nuestra alimentación y otros hábitos como fumar, hacer ejercicio o consumir tratamientos dermatológicos.

2) Pregúntate ¿cómo siento mi piel? ¿cómo la veo? Desde el baño diario para eliminar olores y otras contaminaciones, tu piel te pide que la cuides y la trates bonito. Si tienes piel grasa un jabón neutro combinado con una crema humectante saliendo de la regadera podría ser tu solución.


3) Investiga, prueba e integra. Investiga qué productos existen en torno a la condición que quieras prevenir o corregir. Lee las opiniones de otros usuarios de ese producto, calcula un presupuesto y anímate a probarlos. Como tip, antes de invertir en un producto de cuidado para la piel, yo le pido a mis amigos que me permitan probar los que ellos ya compraron, de esta forma veo si mi piel reacciona positivamente a ese tratamiento. Otro tip es que yo recomiendo utilizar productos con la menor cantidad de aditivos químicos, ya que estos generalmente son paliativos: aportan una sensación de “bienestar” sin resolver de alguna forma el problema.

Una vez que te sientas cómodo con un producto, intégralo a tu rutina diaria o semanal, asegúrate de disfrutar el tratamiento mientras lo aplicas, acuérdate que es una terapia, debería hacer sentirte (y verte) bien.



Los hombres y el mundo

Cada vez resulta más evidente la necesidad de tomar acción por el planeta y responsabilizarnos, individual y colectivamente, de nuestros hábitos de consumo y su impacto medioambiental. Participar de la industria cosmética, como sugiero en los párrafos anteriores, no nos exenta de esta responsabilidad. La buena noticia es que ahora es muy sencillo hacerlo, sobre todo con tiendas como Nakú Nana que nos ponen al alcance productos locales, naturales y libres de envase.

Si eres principiante en el mundo de la cosmética y de las alternativas de consumo zero-waste, te dejo 3 productos ideales para iniciarte en el mundo del autocuidado y que además vienen con una excelente relación calidad-precio:

· Shampoo en barra. Libre de parabenos, libre de envase, sensible con tu cuero cabelludo

Yo uso de la marca Sol de Agua y mi favorito es el de barro porque mi cuero cabelludo suele ser reseco, esto me ayuda a balancear mi pH, oler bien y reducir mi huella ecológica pues viene libre de envase. Si buscas sentirte fresco, te recomiendo el de romero, es para un tipo de cabello normal/graso o el de HierbasMexicanas en líquido con opción de refill. Tienen un costo desde 35 pesos (líquido) hasta 130 pesos (barra) en Nakú Nana, podría parecer un desembolso fuerte, pero tiene todo mi respaldo por ser una buena inversión: cada barra dura de 4-6 meses (dependiendo del largo de tu cabello) y son libres de parabenos y sulfatos, dos grandes enemigos del cabello y que están presentes en casi todos los shampoos comerciales.

· Desodorante sólido. Larga duración, sensible con tu piel, no deja residuos


Para mí el cuidado de mis axilas es muy importante, principalmente porque no quiero bloquear mis ganglios linfáticos (o ganglios axilares), que ayudan a limpiar la sangre y a transportar proteínas al cuerpo, pero tampoco quiero manchar mis camisas u oler mal. Encontrarme con la marca Raíces Co. fue un gran alivio, parecía que había venido a resolver todos mis problemas: solo necesitas una aplicación por día, el efecto neutralizante de olores tiene larga duración, los pocos residuos que deja en la tela de mi camisa salen con una lavada ligera, no bloquean mi poro y además huele muy bien. ESTE DESODORANTE, AL SER tan efectivo en todos sus beneficios, un tubo de este desodorante me dura alrededor de 3 o 4 meses porque su concentración es mayor a la de un desodorante comercial. Lo puedes encontrar en Nakú Nana por $170, una inversión que vale la pena.

· Crema para peinar de Neem. Libre de envase, vegano, natural, versátil


Dicen que, con grandes poderes, vienen grandes responsabilidades. Me encanta mi cabello rizado, pero viene acompañado de resequedad capilar, almacenamiento de humedad en el cuero cabelludo y esfuerzos sobrehumanos para domarlo mientras me peino. La crema para peinar de Neem solucionó en gran parte estos problemas: el neem tiene propiedades restaurativas y fungicidas, esto ayuda a personas que sufren de psoriasis, eccema o exceso de grasa en el cabello. Además, tiene una consistencia que no tapa el poro, permitiendo que crezcan nuevos cabellos a la vez que puedes moldear el peinado como mejor te parezca. Me ha funcionado en climas húmedos y calurosos o en climas fríos y secos, entonces también lo recomiendo por su versatilidad ¡y por su precio! Yo lo compro en Nakú Nana a solo $73/100 gramos, comparado con las cremas para peinar que generalmente exceden los $250 en el supermercado, además huele delicioso. Definitivamente una gran alternativa para peinarte, ya que funciona en todo tipo de cabello.

· Consejo de pilón: prueba las pastillas para dientes de carbón activado. La experiencia de lavado de dientes es mucho más ordenada y el efecto es más duradero. Además, te hacen un descuento cada vez que vas a recoger una nueva carga para tu bote de pastillas.


En conclusión, la invitación que te hago es para vivir una mejor vida, donde atendemos a nuestro cuerpo y a nuestra higiene, mientras que también cuidamos del planeta.

Si quieres contarme tu experiencia como hombre usando productos cosméticos, ya sea estos que te recomiendo u otros, puedes enviarme un correo a contacto.nakunana@gmail.com



Entradas Recientes

Ver todo

©2021 Nakú Nana.